El sector de la acuicultura  se encuentra en continuo crecimiento desde su explosión en los años 60 gracias a la intensificación de la producción. Pero precisamente, este aumento de la densidad de animales en las granjas provoca una mayor concentración de patógenos y con ellos la aparición de patologías y enfermedades inusuales en los peces de vida libre. Los expertos estiman que un 20% de la producción acuícola se pierde debido a la aparición de enfermedades. Algunas de las principales enfermedades que causan esas importantes pérdidas en el sector serán objeto de estudio en el proyecto Aquafly. Por este motivo, la reducción del estrés y la aplicación de tratamientos profilácticos son fundamentales para mantener el estado sanitario de los peces, así como para mejorar la producción y la calidad del producto final. En esta búsqueda de soluciones para el sector de la acuicultura desde Bionaturis estamos inmersos en dos proyectos punteros como son “Targetfish” y AQUAFLY.

 

La acuicultura es un sector en alza que viene creciendo en las últimas cuatro décadas. Mirando al futuro, FAO estima que para 2030 más del 65% de la producción acuícola destinada a consumo procederá de la acuicultura.

 

El sector de la acuicultura en España factura (solo en la marina) hasta 38 millones de euros anuales, según cifras de APROMAR para 2011.  Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en su informe del sector sobre 2011, la acuicultura supone una de las principales industrias nacionales. Ya que, tan solo la facturación total en España ascendió a casi 500 millones de euros.

Y fijándonos no solo en las cifras, la acuicultura tiene a nivel mundial un papel importante que jugar en los esfuerzos por erradicar el hambre y la malnutrición, ofreciendo alimentos ricos en proteínas, aceites esenciales, vitaminas y minerales. Es especialmente destacable la contribución de los aceites poli-insaturados omega-3 (EPA y DHA) del pescado a la salud y calidad de vida de las personas.

Por si fuera poco, además es uno de los pocos sectores capaces de generar empleo. La acuicultura marina proporciona 1.862 puestos de trabajo directos, de los cuales 1.692 son indefinidos y tan solo 170 temporales.